En una año tan complicado como resultó este 2023, el país en una situación de enorme desequilibrio fiscal. La tremenda inflación que  no se logró contener. En lugar de apagar el fuego, se lo avivaba multiplicando la inflación. Cada vez más y más billetes de papel para que crezca la gigante hoguera.

Esto nos condujo a la inflación muy cercana a pasar a convertirse en una hiperinflación. Al gobierno anterior, no se le ocurrió otra cosa que tratar de contener la emergencia, con bonos a los jubilados. Que se fueron repitiendo consecutivamente en la medida que la inflación subía. Pero siempre, con la publicación de cada índice mensual, se trataba de poner paños fríos para aliviar la situación.

Solo se conseguía, bajar un poco la temperatura. Pero cada mes, los papeles impresos con que se abonan los beneficios previsionales, tenían  menor valor. Porque los precios subían más rápido que el valor de actualización o de los bonos compensatorios. Lo mismo ocurrió con los trabajadores. Con el cambio de gobierno, la incertidumbre continúa. Pero las dudas también. Es mucho lo que hay que cambiar para estabilizar el país.

Que es la forma por lo, menos, de saber que uno va a gastar lo mismo todos los meses. Porque no deberían subir los precios ni los salarios. Pero después habría que adecuar lo que se reciba como salario o beneficio jubilatorio al valor que corresponde a los gastos de todo el mes de las personas. Es una ecuación simple. Necesita ganar lo que el mercado le pide por el valor de todo lo que necesita un ser humano para seguir adelante con  su vida.

Equilibrio que es muy difícil de alcanzar. En lo que respecta tanto a los jubilados, nos queda seguir observando cómo se va desarrollando el juego. La partida recién empieza, veremos lo que valen los jugadores. Todo el paquete de medidas no tenemos forma de saber cómo puedan resultar, si no le damos tiempo a que las apliquen. Lo único que es innegociable es que si hay ajustes, no se compensen a los beneficios y salarios.

Ya el pueblo ha perdido gran parte de su poder adquisitivo. No estamos en condiciones de seguir perdiendo. Porque estamos ya al límite. No queda margen. Parece que una ventanita se abre para los jubilados. Dentro de un período, donde se ubican las fiestas de fin de año y los gastos normalmente se agrandan ANSES difundió la intención adelantar el calendario de pago del mes de enero 2024 para que los beneficiarios de los haberes jubilatorios, reciban antes el importe de ese mes.

Para que puedan disponer la administración de sus recursos, de manera más efectiva. Todavía no se resolvió de manera concreta como se manejará el nuevo gobierno con la actualización del haber jubilatorio. Suena la versión que van a derogará el sistema de la Ley Movilidad automática que estaba vigente. Que por los índices que manejaba, siempre venía detrás del costo inflacionario. La idea que se vislumbra es que se aumente por decreto. ¿Cómo resultará? No lo podemos adivinar hasta que se ponga en práctica.

El calendario de pagos del mes de enero de 2024

Pensiones No Contributivas                                                                     DNI terminados en 0 y 1: martes 2 de enero. Terminados en 2 y 3: miércoles 3 de enero. En 4 y 5: jueves 4 de enero. En 6 y 7: viernes 5 de enero. En 8 y 9: lunes 8 de enero.                                                                                                     

Jubilados y pensionados con ingresos mínimos                                           DNI terminados en 0: martes 9 de enero. Terminados en 1: miércoles 10 de enero. En 2: jueves 11 de enero. En 3: viernes 12 de enero. En 4: lunes 15 de enero. En 5: martes 16 de enero. En 6: miércoles 17 de enero. En 7: jueves 18 de enero. En 8: viernes 19 de enero. En 9: lunes 22 de enero.

Por Juan Tucci