La vicejefa de Gobierno de la Ciudad Clara Muzzio, recibió a la delegación de los miembros del C40. Es de suma importancia que sigan trabajando a full para enfrentar el riesgo que significa el avance de la crisis climática. Estuvieron presentes los referentes regionales para América Latina del C40.

Entre ellos, concurrieron, el Director regional para América Latina, el alcalde de Rio de Janeiro, Ilan Cuperstein y la Directora regional para América Latina por la ciudad de Quito, Cristina Argudo. El C40 está integrado por las 100 ciudades más importantes del globo. Su objetivo principal, que es el motivo de su existencia, es reducir los factores que agreden la sustentabilidad del ambiente y provocan la crisis climática.

Clara Muzzio se ha referido al tema con estas expresiones: “Estamos enfocados en revisar y mejorar acciones y metas, y en diseñar nuevas medidas de adaptación y mitigación para dar respuesta a los desafíos ambientales. Las tareas desarrolladas por el C40 van encaminando a las principales 100 ciudades para que, en conjunto, puedan llegar a los acuerdos necesarios para mejorar de manera constante la relación con el cuidado y protección del ambiente de nuestro planeta.

Estas urbes relevantes del mundo, unidas en esta red global, se dividen para organizarse mejor, por continente de pertenencia. Nuestra Ciudad de Buenos Aires, contando con el apoyo técnico y el asesoramiento del C40 y la Embajada Británica, presentó en el año 2021, su tercer Plan de Acción Climática (PAC). Por medio del cual se ha comprometido, desde entonces a ejecutar el desarrollo de la política ambiental, encuadrada en ese Plan.

El objetivo central apunta a convertir a Buenos Aires en una ciudad carbono neutral, resilente e inclusiva. Estimando como referencia, alcanzar ese objetivo para el año 2050. Las complejas características de estas situaciones climáticas no permiten llegar a las soluciones en plazos cortos. Aunque la meta del 2050, a la luz de nuestros ojos, queda muy lejos, en términos reales es una expectativa muy interesante.

El camino hacia ese logro, se irá mejorando paulatinamente, por ejemplo, la capacidad de respuesta al desafío de los eventos climáticos extremos. En ese sentido ya se notan los cambios registrados en el anegamiento de las calles porteñas por el constante avance de la mega obra del “Plan del Hidráulico”, que se lleva a cabo en la ciudad desde el año 2013.

Que en su esencia, está orientado a terminar con las inundaciones. El principal factor al que se apuntó para conseguir las soluciones adecuadas, es la respuesta al escaso desagote de las aguas, cuando se acumulan en el momento de aparecer las lluvias intensas. Con las cuales cae mucho agua en poco tiempo, provocando que no alcance a escurrirse por los conductos y desborde su capacidad de desagote.

El “Plan Hidráulico” está en plena ejecución y está conformado con el mejoramiento de los entubamientos de los arroyos Maldonado, Vega y Cildañez. Con la continuidad de los aliviadores que recogen el agua de toda la ciudad y los conducen hacia el desagote de los arroyos en el Río dela Plata.

El compromiso de Clara Muzzio con este desafío los manifiesta en la siguiente frase: “Para nosotros sería muy importante contar nuevamente con el apoyo y conocimiento de C40 para llevar adelante todas las tareas y compromisos que se requieren para actualizar nuestro PAC”.

Por Francisco Grillo