Con un 13,2% el país registró una baja de la inflación con respecto a febrero (20,6%), pero seguimos al frente del “ranking mundial”, triplicando por ejemplo, a la mismísima dictadura de Nicolás Maduro. A nivel interanual, la cifra es de un 276%. En lo que va del año, el acumulado es del 36,6%.

Declaraciones del presidente

El Presidente, Javier Milei aseveró que la inflación «se está derrumbando» y que, aunque marzo «tiene un tema de estacionalidad muy denso» y puede tener un leve repunte, en abril espera «una fuerte caída de la inflación» en sintonía con febrero. Se mostró muy optimista con la labor del Ministro de Economía, Luis Caputo: “Después del desastre que hemos tenido que enfrentar, el trabajo de Caputo es formidable. Es digno de admiración”

Además, reveló que, tras la reunión de Caputo con empresarios por los precios, “las empresas habían preciado un dólar de $2500″ y que pusieron promociones en lugar de bajar los precios. “Está bajando el precio pero no se puede manifestar en el índice”, aseguró. Las mayores alzas de precios se vieron en la Comunicación, la cual registró un 24,7%, el Transporte que tuvo una suba del 21,6% y en los servicios, los cuales crecieron un 20,2, todos por arriba del promedio que se relevaron en los distintos campos.

Alimentos y bebidas dieron un respiro: los que menos crecieron y provocaron que baje el porcentaje de inflación en febrero fueron los alimentos (11,9%), los restaurants (11,2) y equipamiento del hogar (10,3). Por debajo de las dos cifras quedaron educación (9,9), recreación (8,6) y las prendas de vestir con un 7,2%.

La suba por regiones

Entre las distintas regiones, el Gran Buenos Aires fue el que más sintió la suba de precios en febrero con el 15% entre la Ciudad y el Conurbano. Por su parte, Cuyo también se ubicó por arriba del promedio con un 13,5, pero tanto la zona Pampeana, el Noroeste, la Patagonia y el Noreste, todos estuvieron por abajo del general. Esta tendencia marcó también el índice considerado como precursor del de Nación: la inflación en la Ciudad de Buenos Aires.

Publicado la semana pasada por la Dirección General de Estadísticas y Censos (DGEyC) porteña, que cerró febrero en un 14,1% de suba de precios, con un alza interanual del 264,5%. Entre las consultoras se formularon advertencias. La economista Rocío Bisag de Eco Go, reveló cuáles fueron las causas detrás de esta desaceleración: «A nivel macro, la caída en la brecha junto con las tasas negativas que desaceleraron la creación endógena de pesos y el superávit registrado en enero, fueron datos positivos en términos de expectativas de inflación».

«Si bien el ritmo de desaceleración del índice es positivo, todavía queda camino por andar para poder hablar de un cambio permanente en la dinámica de la inflación más allá del shock devaluatorio, y los riesgos no son pocos», alertó. En tanto, desde C&T alertaron por la aceleración en el precio de los alimentos los últimos días de febrero.

Una dinámica que, “junto con el alza de la electricidad de mitad de mes, deja un arrastre estadístico de cerca de 3% para marzo, mes en el que los ajustes de educación tendrán un peso significativo y a los que puede sumarse un incremento en el gas”.

Por Fernando Larocca