La salud mental es un área históricamente postergada tanto en instituciones públicas como privadas en nuestro país. A tal fin, la nueva administración de CABA encabezada por Jorge Macri acaba de implementar una novedosa política: se trata de un protocolo que permite internar de forma involuntaria a una persona en situación de calle o con adicciones peligrosas que puedan representar un riesgo para ellos mismos o para terceros.

La información oficial indica que el 60%de quienes viven en la vía pública, muchas veces en la pobreza total, sufren alguna enfermedad mental. Atención a este dato: El Gobierno de la indicó que ya hay cuatro vehículos con emergentólogos especializados en casos psiquiátricos que pueden derivar en situaciones de violencia, que representen una amenaza para terceros.

Según la novedosa política los posibles afectados primero serán evaluados por un equipo interdisciplinario, se los informará de manera clara de cuál es su situación de salud, los tratamientos que se le proponen, las distintas alternativas terapéuticas y los posibles riesgos de no tratarse su afección, aunque podrán ser conducidos e internados en un hospital.

Macri planteó un fuerte contrapunto con la ley nacional de salud mental sancionada en 2010: lanzó que “está clarísimo que la actual Ley de Salud Mental no sirve, no podemos cambiarla desde la Legislatura, pero podemos trabajar para mitigar sus efectos negativos; por eso desarrollamos y estamos implementando un protocolo específico”.

Esta medida, sostuvo, busca “fortalecer los canales de atención y coordinación entre las áreas necesarias para abordar las problemáticas y garantizar un acceso efectivo prioritario a los dispositivos de atención”. Si los facultativos del respectivo centro de salud deciden que no es necesaria la internación y el tratamiento puede ser ambulatorio, el seguimiento queda a cargo de un equipo tratante con intervención de los ministerios de Salud y Desarrollo Humano y Hábitat a través de las direcciones generales de Salud Mental y Atención Integral Inmediata.

La ley nacional criticada por el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, plantea una serie de trámites y requisitos complejos para la internación de una persona sin que ésta preste consentimiento.

¿Cómo llegan los casos al Gobierno?

El Gobierno porteño se enterará de cada caso a través de canales telefónicos (107, 108, 147 ó 911) o por contacto directo, mediante los equipos del programa Buenos Aires Presente (BAP) o el personal de la Policía de la Ciudad.

El protocolo lleva un mes

En el primer mes del nuevo protocolo de la Ciudad para atender a personas en situación de calle con problemas psiquiátricos ya fueron asistidas 58 personas. Según los funcionarios porteños, de este modo el Gobierno porteño responde a una problemática social a la que se le hace frente desde el primer día de la gestión de Macri.

 “En este arranque de la aplicación del protocolo con el SAME psiquiátrico logramos grandes avances, algo que antes no podíamos hacer. Y con la información que obtuvimos vamos a armar un plan para poder ayudar y hacer un seguimiento caso por caso”, aseguró el Jefe de Gobierno, en un encuentro con el equipo que lleva adelante los operativos.

Por Fernando Larocca