En el sempiterno conflicto árabe –israelí que ya costó la vida de más de 27000 palestinos según las autoridades gazatíes y casi 500 soldados representantes del Estado Judío.

De ellos 162 murieron desde la invasión a Gaza el 27 de Octubre, además de los civiles masacrados por el grupo terrorista Hamas el 4 del mismo mes, ahora aparece un grupo del que muy poco conocemos:

Los huties

Los hutíes o huzíes son un grupo insurgente predominantemente chiita —pero que incluye también suníes opositores— de ideología nacionalista y antiimperialista, que opera en Yemen y cuyo liderazgo proviene en gran medida de la tribu hutí. Se llaman a sí mismos Ansarolá que quiere decir “partidarios de Dios”. Es una organización política y armada de resistencia contra el wahabismo que surgió de la gobernación de Sa’dah en la década de 1990.

Dicen contar con 100.000 combatientes decididos y poseen mucho armamento lo que los ubica como una fuerte fuerza militar. Lógicamente, son aliados del régimen clerical iraní y tienen a Arabia Saudita como uno de sus enemigos. Ali Abdullah Saleh, el primer presidente de Yemen después de la unificación de Yemen del Norte y del Sur en 1990, inicialmente apoyó a la Juventud Creyente.

Pero a medida que la popularidad del movimiento creció y la retórica antigubernamental se agudizó, se convirtió en una amenaza para Saleh. Las cosas llegaron a un punto crítico en 2003, cuando Saleh apoyó la invasión estadounidense de Iraq, a la que muchos yemeníes se opusieron. Los enfrentamientos militares entre Estados Unidos y en algún caso Gran Bretaña han sido constantes desde que estalló el conflicto. Se estima en 40 el ataque de los ex yemeníes contra barcos comerciales de las potencias.

Por ejemplo Estados Unidos llevó a cabo un nuevo ataque el viernes por la noche contra los combatientes hutíes en Yemen, un día después de que lanzara una serie de ataques de mayor magnitud junto con Reino Unido.

El comando central de EE.UU. señaló que el ataque lanzado desde un buque estadounidense contra la estación de radar en Yemen era la continuación de las acciones emprendidas la noche anterior. Ambas acciones son una respuesta a los ataques contra buques mercantes en el mar Rojo que los hutíes han realizado durante semanas –y que han perturbado el comercio internacional- como muestra de apoyo a Hamás en su guerra contra Israel en Gaza.

Devastación

El balance de la guerra en Yemen es de nada menos que 380000 personas muertas, de las cuales 85,000 son menores de edad. Se trata del país más pobre de Medio Oriente, con un bajísimo ingreso de 701 dólares per cápita según datos de 2018 El Comando Central de Estados Unidos (Centcom, en inglés) relató a través de la red social X que ayer a las 10.30 hora de Saná (07.30 GMT), el destructor de la Armada estadounidense USS Carney atacó y derribó un vehículo aéreo no tripulado sobre el Golfo de Adén, una operación en la que «no se reportaron heridos ni daños«.

Unas horas más tarde, a las 16:40 hora local (13:40 GMT), las fuerzas del Comando Central de Estados Unidos llevaron a cabo ataques contra cuatro vehículos aéreos no tripulados hutíes que estaban preparados para su lanzamiento.

Por Fernando Larocca