Cumplir un siglo de existencia es un motivo contundente para festejar. Por esa simple razón, es muy importante a ver alcanzado esa continuidad al servicio de la educación de nuestros niños. Es una noticia que satisface a los vecinos de cada barrio. Muchos de ellos habrán pasado por esas aulas. Es la mejor expresión del sentido de pertenencia a la patria chica…nuestro barrio.                                                                                                

Directivos, docentes y maestras bibliotecarias de las escuelas que celebran sus primeros 100 años participaron de un encuentro organizado por el programa Huellas de la Escuela”. Es una iniciativa del Ministerio de Educación de la Ciudad, para acercarles toda la información necesaria para celebrar ese acontecimiento.

Esta primera reunión se realizó el 12 de abril en el Ministerio de Educación. Además de los integrantes de las instituciones, participaron los funcionarios de la Subsecretaría de Gestión del Aprendizaje, la Dirección General de Gestión Estatal y la Dirección General de Educación de Gestión Privada y de la Coordinación de Gestión Cultural. 

En este 2024 que está transcurriendo, los establecimientos en condiciones de acceder a integrar la calificación de ”Escuelas Centenarias”, suman trece los que cumplen un siglo de existencia. De ellas hay dos que pertenecen al territorio de la Comuna 11. Una de ellas, la Escuela N°3 del D.E.17, denominada “Policía Federal Argentina“, de la calle Argerich 2849 en Villa del Parque.

A la cual hemos tenido la oportunidad de visitar y conversar con su directora Débora Vergara, quien nos ha manifestado algunos de los detalles de los festejos que están preparando. Como el homenaje al patrono y un acto con diversas actividades y música. Están muy entusiasmados y felices de celebrar un acto de tamaña trascendencia. La otra candidata ubicada en la Comuna 11 es la Escuela N°8 D.E.16 “San Juan Bosco”, Mercedes 4966 en el barrio de Villa Devoto.

Por lo general las escuelas mantienen archivos con la información de las distintas generaciones de alumnos que fueron pasando, a través de esa cantidad apreciable de años de existencia. Es necesario recuperar los relatos de los hechos, anécdotas y recuerdos, vividos por tantos estudiantes, durante el paso por sus aulas. Todos y cada uno de ellos habrán dejado sus huellas. Cuando a estas, se las visibiliza, se convierten en la gran historia educativa que se generó en las aulas.

El programa de Huellas, se encarga de convocar a los colegios, los reúne en una primera reunión y establece los contactos iniciales, para acompañar a las comunidades educativas, asesorarlas para que puedan conservar el patrimonio histórico. Ello incluye capacitarlos para escribir los relatos históricos y descubrir en ellos el valor que representan. También sobre la forma más adecuada para ordenar, clasificar y armar los archivos.

Ese material es el principio de un espacio de museo que es el capital atesorado por la institución. Hay escuelas que se habían ocupado de realizar estas tareas durante muchos años. Otros lo hicieron a medias y algunos tiene poco material archivado. Las maneras de recuperarlos son diversas. Entre ellas podemos mencionar: entrevistas con ex alumnos, ex directivos y ex docentes. Seguramente todos ellos tendrán algo para contar de las experiencias vividas en el ciclo escolar.

Esto incluye al entorno de cada uno. Lo que no recuerdan los hijos, quizás lo hagan los padres o los abuelos. Otro tema es homenajear a los patronos de cada escuela y contar detalles de su biografía. La identidad que aportaron las escuelas a sus alumnos. Descubrir la historia que encierran esas paredes, mediante la investigación y búsqueda de documentos y libros e intentar escribir la historia en base a los datos recogidos. La relación con el barrio y su pertenencia.

Algunos hermanos de cada alumno, es posible que hayan concurrido a la misma institución o los padres abuelos y bisabuelos. La longevidad brinda esas posibilidades. Convocar a todos los que pasaron por esas aulas como directos, docentes y alumnos. Todos tendrán historias para contar. La celebración de los 100 años es un motivo contundente para que se acerquen todos ellos y dejen descripta sus huellas.

Es necesario encarar la tarea de recoger los testimonios orales de los referentes y actores de cada escuela. Hurgar en los documentos como el acta fundacional. También con todo tipo de documentos, como fotografías y publicaciones periódicas antiguas. Nunca se sabe de donde aparecen los datos. A veces sorprenden con su relato personas que recuerdan pequeñas historias o anécdotas vividas en esos tiempos.

Por Francisco Grillo