La Policía de la Ciudad llevó a cabo un operativo algunas inspecciones en locales del barrio de Balvanera. Los cuales eran sospechosos de comercializar celulares robados. Fueron detenidas dos personas. En ese sentido, Jorge Macri, pide a la población que denuncie cuando son víctimas de estos robos.

La razón fundamental para que el jefe de Gobierno recomiende que los vecinos a los cuales les sustraen el celular, deben realizar las denuncias, se relaciona con la posibilidad de ubicarlos. En estas inspecciones, se han recuperado dispositivos porque sus dueños efectuaron la denuncia del código de identificación exclusivo y permanente del teléfono móvil de su teléfono que es el IMEI (International Mobile Equipment Identity.

Esa es la forma correcta de proceder, porque así se puede recuperar a los que fueron sustraídos a sus dueños. Jorge Mari, en este sentido destaca la importancia de realizar la denuncia de los robos o hurtos, con estas declaraciones: “Si robar celulares es un negocio, es porque hay un mercado negro que lo avala. No tenemos que naturalizar los arrebatos en la Ciudad”.

Estos procedimientos fueron realizados por la División Contravenciones y Faltas Contra el Orden Público, que depende de la Superintendencia de Investigaciones y por la Agencia Gubernamental de Control (AGC). Tuvieron lugar en dos locales, cuyo objetivo es la compra y venta de celulares, en la avenida Pueyrredón al 100 y otro en la calle Azcuénaga al 100. 

En total, se secuestraron 58 celulares robados y se detuvieron a dos personas encargados de esos comercios. En uno de ellos, ubicado en una galería de la avenida Pueyrredón, los efectivos policiales ubicaron 7 unidades que tenían pedido de secuestro por robo o hurto. En el comercio de Azcuénaga al 100, localizaron 51 aparatos robados.

El jefe de Gobierno destaca la importancia de los procedimientos con estas palabras: Nuestra tarea es que la gente se sienta más segura. Y para eso, es fundamental que haga la denuncia del robo al 911 para que la compañía pueda bloquear el IMEI, que es el número que identifica a cada aparato. Esa es la medida tecnológica más efectiva para desalentar el mercado paralelo y la reventa de celulares robados”.

Sobre la finalización de las inspecciones, fue notificado el Juzgado Federal Número 4, a cargo del doctor Ariel Lijo, Secretaría 7 del doctor Mariano Arce. Y se dispuso la detención de los dos implicados responsables de los locales de compra y venta de celulares y la mercadería secuestrada.

Por Juan Tucci