El Distrito del Vino, se aprobó en año 2021, con una superficie donde se había determinado apuntar a la promoción de la industria vitivinícola. Desde la sanción de la ley, se originaron varias protestas de vecinos de Villa devoto. No estaban conformes con aumentar la concentración de ofertas gastronómicas, afectando su extensión hacia zonas residenciales.

Como consecuencia de esa falta de consenso sobre el proyecto, la Ciudad presenta a la Legislatura porteña, el proyecto con la modificación del polígono afectado por la ley del año 2021. En ese momento, la propuesta alcanzaba al territorio comprendido dentro de las calles: 12 de Octubre, Espinosa, Biarritz, Avenida San Martín, Carlos Antonio López, Avenida General Paz, Cervantes, Tinogasta, Emilio Lamarca, Ricardo Gutiérrez, Alfredo Bufano y Terrero.

Con la modificación presentada, se excluye la extensión hacia la zona residencial del barrio de Vila Devoto. Compensando, con la expansión hasta La Paternal. La nueva propuesta, que modifica los límites del perímetro dedicado al Distrito del Vino, es la siguiente: Navarro, Concordia, avenida San Martín, General Mosconi, Campana, avenida San Martín, Chorroarín, Warnes, Juan Agustín García, avenida San Martín, Álvarez Jonte, Terrero, Lascano, Alfredo Bufano, Ricardo Gutiérrez, Nogoyá, Llavallol, Vías del tren San Martín, José Pedro Varela y Cervantes.

Con lo cual, se trata de cumplir con los deseos de los devotenses, muy preocupados por la multiplicación del impacto negativo sobre las zonas residenciales del barrio. Tema que complicaba la calidad de vida de los vecinos. La decisión de ampliar los límites del distrito dedicado al vino, además de estas circunstancias reclamadas por los habitantes de Devoto, es más acertada en el sentido de replicar el camino del vino, que la historia de la zona relata. Es necesario recordar que la proliferación de bodegas acompañando la línea ferroviaria del Ferrocarril San Martín, que sucedió en nuestra ciudad hasta la década del 80, tenía una innegable razón de ser.

Por aquellos tiempos, el vino se fraccionaba y envasaba en la zona de consumo. Desde los lugares de origen de la producción de la uva, se enviaban por el Ferrocarril San Martin, desde las provincias cuyanas. Se transportaba en vagones tanques y las bodegas se instalaban cerca de las estaciones. Algunas en Villa Devoto y Villa del Parque, pero la gran mayoría, cerca de La Paternal y Palermo. Esa idea de recrear un Distrito del Vino, con el objetivo de promocionar la industria, era y sigue siendo interesante. Incluye desarrollar actividades diversas apuntando a esa orientación.

Un polo para degustar, conocer los productos y comercializar y beneficiar con beneficios impositivos para impulsar la radicación de empresas. Con la instalación de locales para vinotecas, cavas, restaurantes, museos, cursos, talleres, zonas de degustación y exposiciones. Entre los conceptos que contiene el proyecto de modificación de la superficie del Distrito del Vino actual, se menciona textualmente:

“Se propone la modificación del polígono del Distrito del Vino a los fines de excluir el Área de Protección Histórica Específica (APH 36 Plaza Arenales y Estación Devoto) como gran parte de la zona residencial de Villa Devoto”.                                                                                “Se conservan las arterias principales de Villa Devoto y Villa del Parque, aprovechando su capacidad constructiva remanente y la mixtura de usos elevada de dichas zonas”.                                                                 “Se amplía hacia el barrio de La Paternal, el centro comercial de Villa del Parque y el eje de Álvarez Jonte, que poseen potencial constructivo, mixtura de usos y predios de oportunidad”.                                   “Se busca dirigir el Distrito del Vino hacia sectores con mayor constructibilidad y hacia las mixturas de usos más complejas, evitando los sectores residenciales”.

Lo cual representa un diseño más racional y que apunta al desarrollo de zonas aledañas, que tienen espacios con mejor proyección para desarrollar y solucionar problemas de baja habitabilidad. Por ejemplo desde el comienzo del puente de Avenida San Martín en dirección a Juan B. Justo, donde todavía quedan edificios de bodegas. Doblando por Chorroarin y luego tomando por Warnes, hacia la Estación La Paternal. Por esa calle, pasando el Hospital Alvear y el Psiquiátrico, viene una zona de parquizado y arbolado sin uso, cerrado por paredones, lugar ideal para diversas aplicaciones.

Siguen edificios tipo galpones donde funcionaron bodegas. Desde la Estación siguiendo por Warnes, bordeando el viaducto del San Martín, están disponibles y a terminar los bajo viaductos, hasta Jorge Newbery. Antes de esto, doblando por Trelles, al final de la Estación La Paternal, hay lugares donde había bodegas y calles para mejorar y crear polos de consumo gastronómico y del vino. Este proyecto es más sustentable y necesita ser intervenido para mejorar la calidad de la zona. Villa Devoto ya estaba saturado con el Polo Gastronómico y no necesitaba ampliar esa situación.

Por Francisco Grillo