Fue un evento organizado por Participación Ciudadana de la Comuna 11, en el SUM (Salón de usos múltiples) situado en la plaza Aristóbulo del Valle. Que lleva el nombre del escritor. Este lunes 19 de febrero a las 17.30 horas, se realizó un acto para honrar la destacada trayectoria de Julio Cortázar.

Se reunió a una numerosa audiencia convocada por Participación Ciudadana y la Profesora Marcela San Felipe del taller literario que se realiza habitualmente en el SUM. Se eligió invitar para evocar a Cortázar, a una persona con la suficiente capacidad y conocimiento del tema y del protagonista, como la Profesora e investigadora Josefina Delgado. Que se relaciona con Julio Cortázar, a través de los escritos de su autoría publicados en “Memorias imperfectas” (Editorial Sudamericana).

Realmente su alocución fue por demás interesante por la riqueza de su contenido. Haciendo referencia a la trayectoria del personaje homenajeado. Se vivió un momento de emoción al recordar a quien fuera el autor de una valiosa serie de libros de cuentos que cambiaron para siempre el panorama de la literatura,  no solo de nuestro país, también ha impactado en toda Latinoamérica, en Europa y todo el mundo. Todo comenzó muy rápidamente, con la aparición de su primer libro causó un cambio de época en el mundillo literario.

Se trataba del famoso “Bestiario publicado en el año 1951. Nacido en Bruselas, Bélgica, el 26 de agosto de 1914 donde vivió sus primeros años de vida. Su padre trabajaba en la embajada argentina en ese país. Luego se trasladaron a nuestro país, cuando era un niño de cuatro años. Desde muy chico, a instancias de su madre, fue cultivando el placer de la lectura y la escritura. Realizó la carrera de Letras y Filosofía en la Universidad de Buenos Aires. No alcanzó a terminar esa carrera.

A pesar de ello, su enorme capacidad, le permitió trabajar como profesor de literatura en la Universidad de Cuyo. Con su trayectoria, nutrida de maravillosas obras se fue convirtiendo en uno de los máximos representantes del género de la literatura universal. Lo más destacado de sus obras comienza con Bestiario (1951), luego siguen algunas publicaciones hasta aparecer Rayuela (1963), la cual significó su obra maestra ya que transforma al género.

Fueron famosas sus misceláneas, cuando mezcla la narrativa, con la crónica, la poesía y el ensayo. Este estilo está muy bien representado en “La vuelta al día en ochenta mundos” (1967) y “62, modelo para armar” (1968). Después, cobran protagonismo los poemas “Pameos y meopas” (1971). Aparecen los relatos de “Octaedro” (1974). “Queremos tanto a Glenda” (1980). “Un tal Lucas (1979) y la miscelánea “Los autonautas de la cosmopista” (1983) escrito junto con su tercera, Carol Dunlop.

Antes de fallecer, publica su libro de poemas “Salvo el crepúsculo” (1984) y los artículos “Argentina, años de alambradas culturales” (1984). Publicaciones póstumas: “Imagen de John Keats” (1996. “Papeles inesperados” (2009). Recibió el Premio Konex de Honor en Argentina, en 1984. 

Por Francisco Grillo