Hace varios años que se comenzó a ejecutar el Plan Hidráulico de la Ciudad para reducir el riesgo de las inundaciones. Desde el año 2013 se viene trabajando en la ejecución de este plan. Se han conseguido varios logros importantes, a través del tiempo transcurrido. Es una obra compleja que se lleva a cabo en el subsuelo de la Ciudad.

No tiene mucha visibilidad porque se trabaja por medio de túneles en el subsuelo porteño. Hay muchas zonas de la ciudad que se inundaban todos los años y que superaron esa situación. Nombramos como ejemplo, a la avenida Juan B. Justo en gran parte de su recorrido y otras parecidas, que ya no se inundan más. El proceso es muy largo porque los factores que producen el anegamiento de la superficie, son muy diversos y recorren gran parte de la ciudad.

Se han realizado obras en el arroyo Maldonado, en el tramo principal del Medrano, el Segundo Emisario del Arroyo Vega y nuevos ramales en la cuenca del Cildañez. En la actualidad se están construyendo los ramales secundarios en dichas cuencas. A los que se suman los nuevos conductos aliviadores, entre ellos, el Ramal del Argerich. Con las excavaciones realizadas por medio de excavadoras, también están en plena ejecución el ramal secundario Yerbal, que complementa a la Cuenca del Arroyo Cildañez.

Una obra importante, que beneficiará a 100 mil vecinos de los barrios de Floresta, Vélez Sarsfield y Villa Luro y logrará solucionar los problemas de anegamientos. Consiste, en este caso, de un conducto principal construido en hormigón armado, sobre una extensión de 2.3 km. de longitud. Tiene su recorrido por debajo de la calle Yerbal, desde Bahía Blanca hasta Ruiz de los Llanos. Se estima que estará finalizada para el último trimestre de este año.

Todas estas obras, que fuimos detallando son parte integral de las se incluyen en el Plan Hidráulico. Cuando estén terminadas, van a beneficiar a 2,4 millones habitantes de toda la Ciudad. Incluyendo en especial a los barrios porteños de Villa Ortuzar, Floresta, Villa Urquiza, Paternal, Villa Crespo, Palermo, La Boca, Villa Soldati, Lugano, Recoleta, Belgrano, Saavedra, Barrio 31, Nueva Pompeya, Palermo, Núñez, Colegiales, Coghlan, Parque Chas y Agronomía.

Nuestro “Buenos Aires querido” es una ciudad que, en su subsuelo está atravesada por la circulación de varios arroyos, que desagotan en el Río de la Plata y el Río Matanza-Riachuelo. El objetivo principal del diseño de este Plan Hidráulico, apunta a la solución de todos los factores que generan la inundación de las calles. El plan contiene la realización de las obras necesarias para conducir las aguas de estos afluentes, de manera fluida.

Por Juan Tucci