La relación de nuestro país con el Fondo Monetario Internacional siempre fue conflictiva. La Argentina cumplió esta vez por demás las metas con el FMI y ahora espera que se liberen fondos por US$ 800 millones. Los técnicos del Fondo confirmaron que el país cumplió y ya preparan la redacción final del Staff Level Agreement (SLA), según información proveniente de Washington.

El secretario de Finanzas, Pablo Quirno, y el vicepresidente del Banco Central, Vladimir Werning, mantuvieron reuniones con los técnicos del FMI para ajustar los detalles de toda la información que se sumará al Staff Level Agreement. Por esa razón, no fue necesario solicitar un waiver (perdón) destinado a obtener el desembolso de junio, algo con antecedentes en el pasado. La octava revisión técnica del programa confirmó que el superávit primario fue cuatro veces más alto que lo previsto cuando se acordó el crédito de Facilidades Extendidas.

También que las reservas del Banco Central acumularon más de US$ 2.000 millones de dólares que lo estipulado y que la emisión monetaria estuvo en los límites fijados. El cumplimiento de las metas y la ausencia de un waiver para obtener el desembolso de 792 millones de dólares abre una nueva etapa en la relación que mantiene el gobierno de Milei con Georgieva y su staff.

El presidente Javier Milei pretende un desembolso extra para fortalecer las reservas del Banco Central y abrir el cepo, pero hasta ahora todo indica que eso no ocurrirá. En el inicio de la semana, el Gobierno le pagó al Fondo aproximadamente 800 millones de dólares y las reservas del Banco Central cayeron en 687 millones de la misma moneda. Esto se sumó al pago de la semana pasada por otros 1.900 millones de dólares.

La economía real sufre

Pero la economía de todos los días no da satisfacciones aún. Por ejemplo, un relevamiento de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA), refleja la difícil situación que está atravesando la industria automotriz. La producción automotriz argentina no logra recuperarse y registró un nuevo retroceso, al caer un 21% en abril, frente al mismo mes del año pasado, mientas que las ventas cayeron un 33,6% y las exportaciones un 32,9%. En abril se produjeron 42.974 vehículos, una baja de 0,4% en cantidades respecto de marzo, pero un 21,4% menos de las 54.399 unidades que se produjeron en abril del año pasado.

Caída del salario

Aunque en marzo fue leve, la caída del salario es una realidad. El índice de salarios subió 10,3% en marzo último, y volvió a perder ante una inflación que redondeó el 11%, según informó el INDEC. Además, el Índice de salarios se incrementó 200,8% interanual. El indicador acumula una suba del 45,5% respecto de diciembre previo, cuando los precios crecieron 51,6%.

El crecimiento mensual se debe a subas de 10,0% en el sector privado registrado, 11,0% en el sector público y 9,7% en el sector privado no registrado, indicó el INDEC. En tanto una familia tipo porteña necesitó en abril ingresos superiores a $ 1.26 millones (sin considerar el alquiler) para ser considerada de clase media, según la Dirección de Estadística y Censos de Ciudad de Buenos Aires. Si alquila, esa misma familia tendría que tener entradas por encima de los $ 1.500.000 mensuales.

Por Fernando Larocca