El gobierno nacional fue drástico. El vocero presidencial, Manuel Adorni fue el encargado de anunciar que el Gobierno nacional dispuso el cierre definitivo del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), quien además advirtió que es el primero de diferentes institutos que serán eliminados.

El Instituto se creó en 1995 tras la sanción de la Ley 24515 y comenzó a funcionar dos años después, en 1997. Actualmente se encuentra bajo la órbita del Ministerio de Justicia. Adorni aseguró que se iniciaron las actuaciones administrativas para su cierre, pero no pudo especificar si el proceso se realizaría por decreto o a través de un proyecto de ley que debe convalidar el Congreso.

Un vocero al ataque

“Uno de los ideales del Presidente Milei es la reducción del Estado y la eliminación de todo lo que no genere un beneficio para los argentinos”, lanzó el funcionario en su habitual contacto con periodistas en Casa Rosada. Y desarrolló: “Se tomó la decisión de avanzar en el desmantelamiento de diferentes institutos que efectivamente no sirven absolutamente para nada o son grandes cajas de la política o lugares para generar empleo militante y el primero de ellos va a ser el INADI”.

Adorni cuestionó los “tiempos burocráticos” que demorarán el cierre del instituto. “Nos encantaría que el Inadi estuviese cerrado hoy, pero no se puede por una cuestión de tiempos”. En ese marco, afirmó que “hay un sinfín de institutos que el presidente Milei está decidido a cerrar o a desmantelar, no desde ahora, sino desde siempre. Dijimos que nuestra prioridad era que el Estado debía achicarse, porque achicar el gasto público para nosotros es una batalla central, porque es la única herramienta para bajar impuestos. Los trámites no son tan sencillos como uno tuviera ganas o como la gente espera. Lamentablemente, la burocracia pone ciertos límites a las decisiones que uno pretende llevar adelante”.

El subsecretario de prensa, Javier Lanari no se privó de castigar al gobierno anterior: “tenía más empleados que el Fuero Ordinario” de la Justicia porteña, donde “se investigan crímenes, violaciones y robos”. “Cuenta con más de 40 oficinas en plena era digital. Ya no hay lugar para pagar favores políticos con cargos jerárquicos”.

Críticas de Donda

Entre los lógicos rechazos a la medida se encuentra el de la ex titular de la entidad, Victoria Donda quien declaró contra el gobierno de Javier Milei tras la decisión oficial de cerrar el organismo. “No me sorprende que este Gobierno, que no defiende los derechos, que deja a los niños con cáncer sin medicamentos, haga esto” Recordemos quien es Victoria Donda: en 2021 protagonizó un escándalo al conocerse que explotaba a su empleada doméstica; Osvaldo Barsanti, abogado de la empleada de Donda, denunció a la funcionaria por el delito de defraudación contra la Administración Pública, en grado de tentativa.

La acusaba de haberle ofrecido a la mujer un contrato en el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) o anotarla en un plan social a cambio de que renuncie al trabajo en su casa. Barsanti representaba a Arminda Banda Oxa, una mujer de nacionalidad boliviana de 62 años en ese momento, que hacía 14 trabaja como empleada doméstica con la familia de Donda.

“De esos 14 años, 10 estuvo totalmente en negro, y los últimos tres o cuatro estuvo parcialmente registrada, es decir que estaba registrada con un salario menor al que correspondía” También la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas) rechazó la medida oficial al declarar por redes sociales que “la decisión de cerrarlo atenta contra la protección del derecho a la igualdad y la convivencia pacífica de nuestra sociedad que es ejemplo a nivel mundial”, advirtieron desde la organización.

Por Fernando Larocca