La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y el jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri, anunciaron medidas para abordar la sobrepoblación de detenidos en comisarías y alcaidías de la Ciudad de Buenos Aires (CABA).

Un paquete de medidas

Estas medidas incluyen la instalación de 19 módulos de detención equipados para alojar 300 detenidos, la construcción de una Alcaidía Central en la zona sur de la Ciudad, y la reanudación de obras en el Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz para trasladar presos de la cárcel de Devoto, en nuestra Comuna. En el caso de la Alcaldía se construirá a la vera del Riachuelo, sobre la calle 27 de Febrero, y anunció la relicitación de la obra para terminar con la Unidad Penitenciaria en la cárcel de Marcos Paz.

Jorge Macri destacó la “proactividad” de la Policía de la Ciudad en la lucha contra la inseguridad, lo que ha llevado a un aumento en la cantidad de delincuentes detenidos diariamente, generando presión en los lugares de reclusión. El Gobierno porteño planea avanzar en un Decreto de Emergencia edilicia para mejorar las condiciones en las alcaidías y comisarías, con el objetivo de agilizar la construcción de nuevas cárceles y establecimientos penitenciarios.

Estas acciones buscan abordar una situación de sobrepoblación carcelaria que se ha agravado, según las autoridades, desde la pospandemia. Bullrich enfatizó la importancia de estas medidas para el proceso de ordenamiento de los detenidos, señalando la diferencia entre tener a un preso en una cárcel versus en una comisaría.

¿Dónde estarán los nuevos lugares de detención?

Se anunció la creación de una mayor cantidad de alcaidías y módulos de detención, que le darán más plazas a la Ciudad. Se construirá una Alcaidía Central en la zona sur que tendrá 300 plazas para alojamiento de detenidos. Además, se instalarán 19 módulos de detención, equipados y preparados para 300 detenidos. Estarán distribuidos en la Comisaría Comunal 12, de Saavedra; la Comisaría Comunal 15, de Chacarita; y la Comisaría Comunal 4d, de Barracas.

Otra medida será la incorporación de tobilleras electrónicas para los reclusos, para utilizarlas cuando la Justicia lo disponga. Se trata de un mecanismo de rastreo que permitirá controlar a los detenidos en tránsito y también a los que tengan arresto domiciliario con la garantía necesaria, además de estar monitoreadas las 24 horas. Los nacidos fuera del país tendrán sanción.

La aceleración de la extradición de los detenidos condenados (o procesados) que sean extranjeros será una realidad. De acuerdo a las cifras del Ministerio de Seguridad de la ciudad de Buenos Aires, que conduce Waldo Wolff, en 2023, se fugaron 41 presos de dependencias porteñas. En lo que va de 2024 ese número se redujo, pero se detuvo un 22% más de delincuentes por robo y hurto que en igual periodo del año pasado. Desde el inicio de la nueva gestión, el pasado 10 de diciembre, la Policía de la Ciudad detuvo a un promedio de 80 personas por día.

Por Fernando Larocca